22.8.2017

Jardín de Niel

Los "cuartos de Niel" fue un viejo edificio militar construido a finales del siglo XIX.

En una pequeña elevación y dominando el río Garonne el lugar ha sido marcado a lo largo de la historia. Debido a la presencia de restos arqueológicos encontrados en el subsuelo, no se autorizó una excavación de más de 40 cm de profundidad. Al mismo tiempo, el consejo quería un jardín con árboles y vegetación.

La solución propuesta consiste en levantar el suelo y crear una nueva topografía utilizando el suelo extraído de la excavación de los sótanos de los edificios contiguos. La topografía acentúa el relieve y evoca el paisaje de colinas de la región Toulousaine: Lauragais o Volvestre.

Este relieve ondulante se instala dentro de la antigua plaza de armas, como un velo que cubre el yacimiento arqueológico y sus tesoros, y permite plantar árboles, creando un oasis de vegetación en la parte central del jardín.

En contraste con la geometría clásica de la composición original del recinto, la nueva topografía trae un desorden. Mientras mantiene la visión hacia la construcción del Estado Mayor, la nueva topografía añade nuevos horizontes que se superponen y varían mientras que las personas vagan por el lugar.

El jardín, sin perder su unidad, tiene una adición de diferentes lugares, paisajes y ambientes, formados por colinas, senderos, arboledas y grandes explanadas. Todos ellos adecuados para diferentes actividades: juegos infantiles, toboganes instalados en pendientes, espacios de descanso y de paseo, de encuentro, espectáculos, etc.

En los valles aparecen los caminos. El pavimento, completamente permeable, se ha hecho con grandes “alfombras” – a la escala del lugar – dispuestas en tiras de 1m de ancho por 10m de largo. Compuesto de piezas cerámicas de 30x5x6cm -dimensión de ladrillo tradicional toulousaine- “tejido” con un malla metálica con alambre de acero galvanizado.

Gracias a la flexibilidad de esta malla y a las dimensiones de las piezas, el suelo puede ser deformado y perfectamente adaptado a las nuevas ondulaciones del terreno en todas las direcciones.

La matriz de malla permite jugar con la densidad de las piezas cerámicas, dejando huecos “aleatorios” en los extremos y logrando así una transición difusa entre el pavimento y la hierba. No hay límites o bordes en los cambios de materia:

• Los caminos vagan y se derriten con las colinas como la hierba aparece gradualmente entre las piezas de cerámica
• El gran estanque es una superficie de agua que llena una ligera concavidad del suelo.

El mobiliario, la pérgola y las puertas de acceso, se construye con una malla de despliegue en acero corten para que, o se confundan con el resto, o permitan el agarre de la vegetación.

El jardín de Niel consigue ser un espacio dinámico, con múltiples ambientes bajo un mismo lenguaje. Un lenguaje basado en la topografía y la materia que se funden en una única intervención donde todo parece obvio.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2xpx8GI

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas