25.6.2015

Hospital Clínico Metropolitano, Dra. Eloisa Díaz Insunza

El Hospital Clínico Metropolitano La Florida responde a la primera propuesta de Concesiones Hospitalarias en Chile –de servicios no-clínicos-, junto con su homónimo en la comuna de Maipú.

El proyecto consta de 67.504 m², 391 camas, 17 pabellones quirúrgicos y 4 salas de parto, 112 consultas y procedimientos, 555 estacionamientos y 224 aisladores sísmicos; albergando a 1.500 funcionarios.

El proyecto se inserta en un terreno de 16.800 m² y de proporciones muy desequilibradas: 350 metros de largo por 50 metros de ancho, en una relación de 7 es a 1. Por esta razón, y en función de la complejidad del programa, se extremó los parámetros de ocupación, constructibilidad y altura permitidas y se procuró una recuperación del área construida en planta primera en las cubiertas de los techos, como área verde de expansión.

Como respuesta a las limitaciones del terreno, se optó por 2 estrategias: agrupación programática en cajas volumétricas, con el objetivo de recuperar la medida de las cuadras; y retranqueo de la fachada, para transformar la vereda en una rambla pública, generando así una antesala al edificio.

La primera estrategia es generar la lectura de “bloques programáticos” (psiquiatría, consultas, imagenología, urgencias), que articulan una fachada de 350 metros de largo, probablemente la más larga de Santiago. La modulación permite recuperar la medida de la cuadra perdida en el proyecto.

La segunda estrategia, el retranqueo de los dos primeros pisos bajo el alero del cuerpo de hospitalización, hacia el norte, otorga una dimensión más generosa a la acera, que transcurre en paralelo a las salas de espera del edificio. Así, se busca transformar la vereda existente en una rambla pública arbolada, que refuerza el carácter de la av. Froilán Lagos (ex “El Parque”) y que se vincula visualmente con programa interior.

La distribución programática se desarrolla en tres grupos: (1) dos pisos subterráneos que albergan estacionamientos, servicios clínicos y no-clínicos; (2) dos pisos en los bloques programáticos, que albergan el corazón del hospital como urgencia, radiología, pabellones y pacientes críticos; y (3) dos pisos superiores para las unidades de hospitalización.

La barra de coronación que contiene la hospitalización en los pisos 3 y 4, avanza hasta la línea de edificación por el norte, generando una marquesina continua sobre la acera que contribuye a definir la rambla propuesta mediante el retranqueo de los niveles inferiores. La continuidad de la cinta perimetral de hormigón visto que confina el volumen permite la lectura unitaria de este cuerpo longitudinal a lo largo de toda la fachada. Este elemento da cuenta de la dimensión total del edificio y lo transforma en una referencia claramente visible a la distancia, desde la autopista A. Vespucio y el trazado elevado del metro (tren urbano).

La cubierta liberada sobre el tercer piso se destina a cubierta verde, plantada con diferentes especies de sedum, de bajo consumo hídrico y moderada mantención. Ésta constituye la extensión natural de la circulación pública de la barra de hospitalización hacia el sur, para descanso y contemplación de los familiares de visita, en el punto en que las vistas se abren hacia el macizo andino, la entrada del cajón y el valle del Maipo.

Esta obra fue seleccionada en la sección temática “Técnica, artesanía e industria” BIA-AR 2014

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas