21.2.2017

Havre 77

Una casa abandonada del siglo XIX se transforma para revitalizar un barrio central de Ciudad de México. Como su propio nombre sugiere -en referencia a su actual dirección- Havre 77 de Francisco Pardo Arquitecto, en colaboración con el Arquitecto Julio Amezcua, es un proyecto de reciclaje y redensificación urbana que está profundamente arraigado en el tejido urbano de Ciudad de México.

Situada en el lado sur del emblemático Paseo de la Reforma, la intervención forma parte de un programa más amplio de regeneración que cubre Colonia Juárez. El ahora bullicioso distrito, era uno de los suburbios más exclusivos de la ciudad a principios del siglo XX, antes de verse afectado por una revolución y la destrucción ocasionada por dos terremotos en 1957 y 1985, que llevó a un congelamiento del precio de los alquileres que duró más de 50 años.

Esta casa del siglo XIX, que en tiempos pasados acomodó a una familia de clase media alta, ha sido transformada radicalmente en un sitio multifuncional, que incluye oficinas, espacios de co-working y dos restaurantes, uno especializado en cocina francesa y otro en comida japonesa. Una nueva estructura de acero y hormigón de dos pisos, se agarra como una prótesis en un cuerpo humano a la parte superior del antiguo edificio de ladrillo, en conjunción con una sección adicional que se encuentra en la parte posterior. Evocando diferentes épocas a través de diversos lenguajes, el edificio original y las nuevas partes se integran a la perfección, complementándose mutuamente como dos caras de la misma moneda.

“Esto no es sólo una restauración, es una intervención”, dice Francisco Pardo (fundador de Francisco Pardo Arquitecto) “nuestro proyecto pretende cambiar el ADN de un barrio para responder a las necesidades sociales actuales”.

Insuflando nueva vida a un espacio abandonado, Havre 77 se abre a la calle y la trae en su interior, a través de una plaza intersticial en el lado sur. De esta manera, el proyecto mejora su conexión intrínseca con el entorno y contribuye a reparar la textura fracturada de la ciudad.

El proyecto, que forma parte de un sistema sinérgico, está a poca distancia de otras intervenciones arquitectónicas de Francisco Pardo Arquitecto, como Havre 69 – otra antigua casa convertida en un edificio mixto- y Milàn 44, un mercado contemporáneo. Marcando un nuevo capítulo en la historia urbana de Colonia Juárez, el proyecto destaca por su enfoque humanitario y pone de relieve las potencialidades colectivas de los edificios abandonados en el corazón de Ciudad de México.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas