7.12.2016

Edificio Corujas

El edificio Corujas, ubicado en la Vila Madalena, es un edificio de oficinas de diversos tamaños y formatos. La propuesta para esta construcción es la de crear un espacio de trabajo más humanizado, a contramano de los tradicionales cubos de vidrio espejado ubicados en los polos financieros de San Pablo, como la Avenida Faria Lima o la Avenida Berrini.

El gálibo del lugar, de apenas nueve metros, y la forma del lote nos condujeron a una solución horizontal, desmembrando el predio en dos edificaciones. El punto de partida del proyecto surgió del deseo de crear una arquitectura que posibilitase que las oficinas tuvieran, además de sus áreas cerradas, espacios generosos con terrazas para reuniones al aire libre y jardines propios, privados. Concebido en dos bloques, uno alineado con la calle Natingui y otro volcado hacia la Plaza das Corujas, la edificación posee un embasamiento más largo en la planta baja, que alcanza los límites del terreno, todo forrado con madera de reforestación. Sobre este embasamiento surgen dos plantas más de oficinas y jardines en los espacios remanentes. En la terraza, que posee accesos independientes, se proyectaron más jardines, de uso exclusivo para los ocupantes del segundo nivel.

Contexto
Con gálibo bajo, el edificio se camufla en el paisaje del barrio de Vila Madalena, en San Pablo. Cultural y bohemia, la región todavía está dominada por casas y casonas, un tránsito de menor velocidad y una topografía bastante accidentada. El edificio fue concebido en diálogo con los jardines de las casas antiguas del entorno, siempre en la escala del usuario/peatón. La escala es en relación al peatón y no al vehículo. Desde el inicio del proyecto, el programa del edificio incluye bicicletero y vestuarios para los usuarios, a fin de incentivar ese medio de transporte tan adecuado para el barrio y tan necesario para nuestra ciudad.

Materia
El revestimiento en madera caracteriza el volumen de la planta baja de la edificación, su embasamiento. Sin embargo, esa madera presente en las paredes inclinadas se convierte en cielorraso y dobla para convertirse en piso, recorriendo con este doblez toda el área construida. El hormigón visible de los elementos premoldeados y el acero de las estructuras fluctuantes de las demás plantas cierran la trinca de elementos constructivos principales.

Las barandillas, los bloqueadores y algunos otros elementos arquitectónicos secundarios fueron realizados en galvanizado natural y, junto con las placas de hormigón y un enorme panel artístico diseñado por João Nitsche en blanco y negro, sellan los revestimientos habituales de esta edificación. Sin embargo, es importante subrayar que el paisajismo —los jardines que se encuentran en los diferentes niveles— fueron pensados como elementos arquitectónicos que sirven también como revestimiento y composición y se vuelven indisociables de la solución arquitectónica; un tipo de investigación contraria a la que se realiza habitualmente en los edificios corporativos en Brasil.

Sistema
Aunque se trate de un edificio de oficinas de alto nivel, Corujas está compuesto por una estructura de hormigón premoldeado, que queda a la vista en casi toda la construcción. De esta manera, se afirma que el material premoldeado puede ser tan interesante como cualquier otro.

Para complementar la estructura de hormigón, se propusieron elementos estructurales metálicos, también a la vista, que permitieron la creación de una planta intermedia sorprendentemente ligera, casi como si estuviera reposando sobre el lugar. La estructura metálica, combinada con los amplios paneles de vidrio y marcos de piso a techo con grandes aberturas, definen el corazón de la estructura de hormigón premoldeado. La transparencia visual obtenida por esta solución refuerza la integración entre la dinámica interna del edificio y la vida cotidiana del barrio.

Los salientes estructurales que deseábamos en determinados lugares también pudieron lograrse gracias a las propiedades mecánicas del acero. Uniendo la parte estructural del proyecto se encuentran las grandes pasarelas metálicas que conectan los diferentes volúmenes de Corujas, al igual que el pergolado central, que también fue realizado en acero y, luego, cubierto con paneles de vidrio. La estructura metálica, además, está presente en las paredes inclinadas del embasamiento y sirve de soporte para la terminación en láminas de madera.

Vínculos
Imágenes dispares, que no fueron seleccionadas antes de la realización del proyecto y de la obra, componen ese panel. Factores casi subconscientes nos condujeron a proyectar el revestimiento de madera en la planta baja del predio, que al ser mayor que las demás, hace de embasamiento de los volúmenes superiores y los jardines, casi como un casco náutico. Las relaciones son de lo más variadas, desde pasarelas industriales, hasta escenas que van a la velocidad de la luz, como en las películas de la saga de la Guerra de las Galaxias, éxitos de nuestra infancia. Ese repertorio visual subjetivo nos llevó al resultado del edificio Corujas, con su volumetría, sus circulaciones y hasta las aberturas del volumen de la planta baja. En este pequeño panel intentamos escoger imágenes que saquen a la luz algunas de las referencias subliminales de los arquitectos.

Investigación
El edificio Corujas fue pensado para ser la antítesis de los edificios comerciales actualmente construidos en San Pablo. De tipología horizontal, se inserta cuidadosamente en el entorno del paisaje existente. Un retiro mayor que el obligatorio, la creación de una pequeña plaza en el frente y la ausencia de gradas o muros dan lugar al paseo público en un espacio verde y de libre acceso.

Internamente, las oficinas fueron propuestas por espacios cerrados, balcones generosos para reuniones en el exterior y jardines privados, separados de los vecinos por vegetación baja. El deseo es que el usuario se sienta como en una casa, con espacios exteriores agradables, y no encerrado en una torre de vidrio. Para ello, los jardines suspendidos en el primer nivel y en la terraza configuran la morfología de la construcción. Las oficinas cuentan además con abundante luz natural y ventilación cruzada, que permiten minimizar el uso del aire acondicionado. El control de la incidencia del sol está a cargo de los bloqueadores realizados en chapas metálicas perforadas.

El amplio uso de elementos premoldeados de hormigón y acero implica la participación de la industria en la producción de las partes principales de la edificación; esto facilita y agiliza el proceso de montaje del conjunto, además de minimizar significativamente el desperdicio de material durante la obra.

El edificio Corujas fue pensado para promover la convivencia entre las personas, al contrario de la mayoría de los edificios de esa naturaleza. Hay grandes áreas comunes, con bancos y mesas intercalados entre los accesos a las oficinas en dos niveles, y desde las pasarelas es posible divisar las demás oficinas. Además, el conjunto cuenta con tres bicicleteros y vestuarios independientes en el subsuelo, para estimular el uso de este medio de transporte.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Abrir la barra de herramientas