5.10.2017

Centro Maggie de Norman Foster, en Manchester

Situado en Gran Bretaña y en el extranjero, los Centros Maggie están concebidos como un lugar de refugio donde las personas afectadas por el cáncer pueden encontrar apoyo emocional y terapéutico. 

Inspirado en el plan para el nuevo tipo de cuidado establecidos por Maggie Keswick Jencks, el proyecto da gran valor al poder de la arquitectura para levantar los espíritus y ayudar en el proceso de la terapia. El diseño del centro de Manchester tiene como objetivo establecer una atmósfera doméstica en un entorno ajardinado y, apropiadamente, es la primera que se vislumbra al final de una calle arbolada, a muy corta distancia del Hospital Christie con sus unidades líderes en oncología.

El edificio ocupa un solar soleado y está dispuesto en un solo piso, manteniendo un perfil bajo y reflejando la escala residencial de las calles circundantes. El techo se eleva en el centro para crear un nivel de entrepiso, naturalmente iluminado por luces de techo triangulares y es soportado por vigas de celosía de madera ligera. Las vigas actúan como particiones naturales entre diferentes áreas internas, disolviendo visualmente la arquitectura en el entorno de jardines. El centro combina una variedad de espacios, desde íntimos nichos privados hasta una biblioteca, salas de ejercicios y lugares para reunirse y compartir una taza de té. El corazón del edificio es la cocina, que se centra en una gran mesa comunitaria. Las referencias institucionales, como corredores y letreros hospitalarios han sido desterrados a favor de lograr espacios hogareños. La paleta de materiales combina madera cálida natural y tejidos táctiles. Las oficinas de apoyo se colocan en un entrepiso ubicado en la parte superior de una amplia columna central, con baños y espacios de almacenamiento por debajo, manteniendo conexiones visuales naturales a través del edificio.

Todo el centro se enfoca en la luz natural, el verde y las vistas al jardín. La planta rectilínea está enmarcada por patios ajardinados y toda la fachada occidental se extiende en un amplio mirador, protegido de la lluvia por un profundo techo. Las puertas correderas de cristal abren el edificio hasta un jardín diseñado por Dan Pearson Estudio. Cada sala de tratamiento y asesoramiento en la fachada oriental se enfrenta al jardín. El extremo sur del edificio, se extiende para abrazar un invernadero, una celebración de luz y naturaleza. El invernadero proporciona un refugio, un espacio para trabajar con las manos y disfrutar de las cualidades terapéuticas de la naturaleza y del aire libre. Será un espacio para cultivar flores y otros productos que se pueden utilizar en las terapias dando a los pacientes un sentido de propósito en un momento en el que pueden sentirse vulnerables.

El centro, diseñado por Foster + Partners, también dispone muebles diseñados por Norman Foster con Mike Holland, quien dirige el sector industrial del equipo de diseño. Éstos incluyen unidades de cocina, mesas, aparadores y estanterías.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2xjTCsd

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas