7.4.2015

Centro de Auditorios Campus WU

Entendemos nuestro espacio educativo ubicado en el Campus de la Universidad de Economía de Viena como un lugar de múltiples interrelaciones. El complejo no es sólo un edificio, sino también una plataforma de aprendizaje que promueve la comunicación espontánea a la vez que permite el desarrollo de las actividades que allí se generan.

Esta búsqueda de la espontaneidad en el intercambio, tiene diversas escalas que cuentan con un denominador común: el camino es la meta. Un Centro de Auditorios contemporáneo significa para nosotros fomentar la curiosidad tanto para los que enseñan como para los que aprenden, convirtiéndose así en un lugar donde el moverse y ponerse en escena no experimentan límites espaciales permitiendo dar rienda suelta a la fantasía.

Sobre nosotros: Pasear
La Plaza localizada en el acceso principal del Centro de Auditorios es tanto mundo exterior del Campus como también mundo interior extendido. La versatilidad espacial se experimenta a través de la rendija de la atracción en el cuerpo compacto y en recorridos verticales del interior.

Debajo de nosotros: Movilizar
Tanto el acceso al garaje debajo de los auditorios como el Aula son cuerpos suspendidos donde el ruido de la ciudad deja de ser percibido para permitir la experiencia del “escuchar”.

Entre nosotros: Buscar
La secuencia de los espacios cerrados y abiertos busca lo privado en lo público en un edificio para cuatro mil personas. La anonimidad de la pequeña ciudad se neutraliza mediante las apropiaciones inesperadas.

Junto a nosotros: Imaginar
En el transcurso del día el Aula se ve transformada por la luz natural que recibe desde todos los puntos cardinales, convirtiéndose en un espacio “vivo” que fomenta la creatividad. La activación de de la iluminación artificial con LED permite extender la vivencia del conocimiento mediante instrumentos contemporáneos.

Alrededor nuestro: Descubrir
El recorrido del Aula se desarrolla en una espiral ascendente acompañada de un oasis de lugares de estudio. Las diferentes intensidades del aprendizaje permiten desviar libremente la mirada al estar inmerso en las búsquedas en diferentes direcciones.

Detrás nuestro: Escuchar
La cultura vienesa del café se vivencia en la urbanidad del área gastronómica multitudinaria entre los flujos de las plazas en una panorámica de 360 °. Las estaciones y el día/noche pueden ser integrados activamente mediante estas visuales permitiendo que los estímulos se multipliquen.

Más allá del Centro de Auditorios: Globalizar
Se propone una densificación del aprendizaje en diferentes niveles; a través de secuencias espaciales horizontales o mediante una estratificación espacial vertical. El Instituto de Comercio Internacional se convierte virtualmente en el centro de la acción entre la Bilioteca y los Auditorios. Aquí es el Centro.

A través de un lenguaje simple y de secuencias espaciales complejas, el Centro de Auditorios permite reconocer señales que motivan el proceso de formación de sociedad a través de la arquitectura. Se producen lugares para el ocio y el tiempo libre, plazas en las que se crean interacciones entre movimientos, acontecimientos y espacios, o, dicho en otras palabras, se gestan vínculos entre las personas, las actividades y la arquitectura.

Contexto
La Universidad de Ciencias Económicas con sus aproximadamente 23.000 estudiantes se encuentra totalmente desbordada espacialmente por lo cual se hace muy dificultoso estudiar, trabajar o investigar en ella. Sin embargo, esto cambiará en el año 2013. Habrá lugar para cada estudiante, cada profesor y cada asistente.

Habrá lugar para comunicar, discutir, compartir, aprender, enseñar, investigar, relajarse y descansar. El nuevo emplazamiento entre el Predio Ferial y el Parque Prater ofrece mucho lugar con sus 91.000 m2 y la posibilidad de construir un Campus con varios edificios. El predio es fácilmente accesible mediante transporte público y cuenta con una franca relación a la zona recreativa del Paeque Prater. Surge un buen lugar en un entorno excelente. El concepto organizativo de la WU vuelca su foco en los Institutos. Los “antiguos” institutos se engloban espacialmente en unidades mayores. Cada uno de estos Institutos estará caracterizado por un sector central de entrada con la posibilidad de brindar asistencia personalizada. Existirán, por un lado, zonas de contacto para reuniones y discusiones; por el otro lado, también habrá áreas para retrotraerse, especialmente para el personal científico. Nace el entorno ideal para la investigación. La Biblioteca y el Centro de Estudios (LC) enlazarán las consultas y la lectura, posibilitando de este modo un aprendizaje en todas sus funciones. No se puede imaginar una universidad sin libros, sin una biblioteca clásica; pero una universidad sin la tecnología más moderna tampoco es “state-of-the-Art”. En el LC se conjugan ambas y se complementan de un modo ideal.

La Biblioteca y el Centro de Estudios están abiertos y a disposición de los estudiantes y colaboradores las 24 hs de los 365 días del año. Se crea una situación de trabajo óptima. Las universidades necesitan auditorios, que no sean grandes, sino más bien pequeños y medianos, en los que uno puede cultivar un buen estilo de comunicación. También se requieren zonas chicas para trabajos en grupos reducidos los que luego vuelven a trabajar en conjunto. Se desarrolla un lugar de estudios privilegiado. El Aula representa el centro de comunicación que estimula la vida estudiantil. Pero la universidad también requiere una conexión con el entorno y con la sociedad. Es un espacio social en el que uno se encuentra, dialoga, aprende, trabaja y también se relaja. Las atracciones en el área y fuera del quehacer universitario garantizan una vida urbana en el Campus, pudiendo desarrollarse un centro cultural e intelectual para debates políticos y eventos culturales a un precio justo. Se genera un nuevo espacio de interacción. El Campus WU es un lugar especial para la investigación y la formación con un ambiente muy particular. Esta ”singularidad” también debe reflejarse en el lenguaje simbólico de la arquitectura. El complejo edilicio busca ser emblemático y brillar más allá de los límites de la ciudad. Debe inventarse un espacio arquitectónico de fascinación colectiva. El nuevo Campus WU también se enarbola como un ejemplo económico y ecológico y, además, trata de manera cuidadosa los temas de integración de los géneros libre de barreras.

Investigación
Dento del Masterplan BUSarchitektur ha proyectado también el espacio público y el centro de auditorios, institutos y patio de comidas. En todos los niveles los diagramas son el instrumento más afín para sumar requerimientos, condiciones y atributos en un proyecto basado siempre en la complejidad y en la inclusión. Todo el nuevo conjunto universitario se ha conceptualizado con diversos diagramas que se superponen, empezando por un diagrama clave de flujos, que define todo el conjunto a partir de los espacios públicos. Cada uno de los espacios abiertos se ha estudiado de manera virtual para que pueda ser lo más confortable y diversificado posible para los profesores y estudiantes, otorgándole características propias. Para ello se han superpuesto diversos diagramas de pavimentación, vegetación, mobiliario urbano, iluminación, viento, etc. En el sistema de pensamiento y proyecto de Laura P. Spinadel la vivencia y experiencia sensorial de los espacios es el factor predominante. Para preverlo en BUS & BOA se hacen todo tipo de maquetas, secciones en perspectiva y animaciones. Se trata de una arquitectura, por lo tanto, que sintoniza los diagramas como método de trabajo y la experiencia sensorial como materia, con el objetivo de hacer obras holísticas.

Esta primera reflexión nos lleva a detenernos en los conceptos que utiliza Spinadel a lo largo de todas sus obras, como el de “capas”, para ir superponiendo distintos requerimientos y programas; el de “flujos de energía”, como materia básica de la arquitectura; el de “nudos y redes”, como sistema neurálgico de cada arquitectura y paisaje; el valor de la “experiencia personal”, a partir del estímulo de los sentidos; el énfasis en potenciar “la interacción y el intercambio entre las personas” mediante la arquitectura; la definición intensa y bien diseñada de los “micromundos arquitectónicos”; el valor para acercarse a las geometrías del caos y a las formas fractales. Tener en cuenta todos estos requerimientos, sumando e incluyendo, desde un punto de vista humanístico y ecológico, le ha llevado a Spinadel a recurrir el concepto de holismo, que tiene raíces en el pensamiento naturalista de Goethe, en Rudolf Steiner y la teosofía, y que fue teorizado inicialmente por el pensador africano Jan Christiaan Smuts en su libro Holism and Evolution (1926).

La crítica de arquitectura argentina Marina Waisman también lo utilizó en su libro La arquitectura descentrada (1995), argumentando la necesidad de remplazar la actitud analítica por una visión holística. De una visión humanista, teosófica y sensualista se ha ido pasando a una posición ecológica y holística, que quiere poner el máximo acento en la salud de los espacios abiertos y cerrados, en los requerimientos y criterios de bioconstrucción. El pensamiento holístico implica una profunda superación de un pensamiento racional y analítico, por partes, hacia un pensamiento inclusivo, en el que todos los aspectos son tenidos en cuenta, incluidos los que parecen menores o invisibles, como la percepción, la salud o la libertad. Para ello es tan importante la orientación en función del recorrido del sol y entender la circulación del aire como ecosistema“. Josep María Montaner

Materia
Moldeado por recorridos como concepto de diseño La articulación del emplazamiento del Centro de Auditorios con sus hasta 4.585 usuarios está fuertemente influenciada por el concepto de los recorridos paisajísticos continuos en las áreas interiores y exteriores. Este enfoque proyectual está basado en el descubrimiento y accesibilidad individual del edificio a lo largo de estos diferentes “paseos”. Los recorridos en los sectores abiertos del predio no se utilizan solamente para acceder al complejo edilicio, sino también como caminos de evacuación. Consecuentemente se logra una sinergia lógica entre la escala del Campus y el ancho necesario para las circulaciones de emergencia invitando a permanecer en el lugar. En el interior del edificio, las escaleras abiertas se aprovechan de modo similar.

En la construcción del edificio principal con los auditorios, las salas de seminarios y las zonas de auto-estudio se desprenden diferentes escaleras y posibilidades de evacuación:
– Las escaleras abiertas “de paseo” que también se utilizan como puntos de observación en eventos.
– Las cajas de escalera cerradas, que posibilitan un rápido ascenso/descenso entre pisos, también en caso de riesgo y que se encuentran cerca de los ascensores para invitar a los estudiantes a utilizarlas.
– Las escaleras de emergencia exteriores que posibilitan una evacuación rápida y segura hacia el exterior planificadas como escaleras tijera cruzadas para cumplir con los requisitos normativos.

A través de la simulación de evacuación se demostró que este sistema innovador para Viena es un medio adecuado para la evacuación incluso en caso de sobre-ocupación. La evacuación de personas de movilidad reducida también tiene un rol central en este edificio público. Consecuentemente los sectores de espera integrados al flujo principal de evacuación fueron equipados con intercomunicadores junto a los ascensores de bomberos a fin de lograr un rescate fácil y seguro. Además, se construyó un acceso alternativo a la escalera principal con ascensor para los bomberos en el caso de un incendio en el Aula que normalmente representa el principal punto de propagación del fuego. En el complejo se escalonaron los tamaños de los auditorios. En particular, los auditorios que miran hacia el Aula que albergan hasta 2.000 personas tienen egreso directo al exterior. En los pisos superiores se encuentran los auditorios menores que pueden evacuarse mediante las escaleras exteriores y las circulaciones centrales interiores.

Mediante un proceso innovador de eliminación de humo en caso de incendio en el Aula, es posible escapar del edificio en caso de incendio sin estar expuesto al aire contaminado. A través de la aspiración de los gases en varias posiciones del espacio –con apertura automática simultánea de todas las puertas y ventanas- se garantiza una capa libre de humo para todos los niveles de hasta 2,50 m de altura. Una matriz de control de incendios especialmente desarrollada dirige las barreras de humo dependiendo de dónde se encuentre el foco del incendio en el Aula. Este concepto se desarrolló y comprobó con la ayuda de una simulación de eliminación de humo en caso de incendio.

Sistema
Al ingresar en al Aula del Centro de Auditorios a través de la entrada principal, la diferencia más notoria, además del acondicionamiento térmico constante, es la atenuación del ruido de la calle. A través de una fachada protectora de vidrio, el foco del visitante se dirige hacia la actividad del edificio. El edificio se coloca en el centro de interés del usuario. El Centro de Auditorios es seguramente, además de la Biblioteca de Zaha Hadid, el edificio con más afluencia de público del Campus. Era importante para nosotros que la urbanidad del espacio abierto con sus flujos y densificaciones se reflejara en el edificio en una escala adecuada. La evolución de lo público y de lo privado ahora se encuentra en varias capas superpuestas. A través de la atenuación intencionada en los lugares adecuados, el sonido producido resalta la imagen visual. La impresión del espacio se mantiene estable y coherente. Si se absorben demasiados ruidos, entonces el espacio rápidamente se vuelve desagradable y se reduce en su percepción. Al contrario, en caso de haber mucha reverberación, el hall se vuelve llamativamente sonoro.

Diariamente, miles de personas ingresan y abandonan el edificio, por ejemplo, para ir con pasos firmes y decididos a una clase magistral, para estudiar tal vez en tranquilidad en las zonas de auto-estudio o para pasear por las escaleras y los puentes hacia la cafetería en el segundo piso y encontrarse con amigos para charlar. Después del pasaje hacia el interior, es posible que uno sea recibido con murmullos y susurros en diferentes lugares delante de los auditorios de un grupo de personas que esperan la siguiente ponencia. Tal vez uno se encuentre en una exposición en la que la conversación del vecino aún resulta de interés, pero a raiz del ruido de fondo resulta abrumador escucharlo. Pero a la noche, en la fiesta estudiantil, buscamos que la música llegue hasta el rincón más remoto. Debido al efecto de absorción acústica de las personas, se requiere un volumen de aire correspondiente para aprovechar todas las posibilidades de uso y alcanzar los correspondientes tiempos de reverberación. Sobre los diferentes lugares se encuentra un cielorraso con varios pliegues que adapta el volumen del espacio a las diversas situaciones.

Sobre la extensión de la Plaza Forum en la planta baja, el cielorraso se abre a más de 13,0 metros de altura y el espectro audible de los sonidos puede desplegarse libremente. En los sectores de descanso como, por ejemplo, las zonas de estudio, el cielorraso se aproxima al suelo hasta menos de 3,0 metros de altura y el eco resultante se limita localmente en su despliegue. Para dar importancia a lugares en un paisaje más amplio, se requieren elementos visuales de separación para permitirles responder a su función. Pero la arquitectura es una disciplina para todos los sentidos. Con el fin de que los lugares también puedan experimentarse acústicamente de forma aprehensible, se incluyen criterios como la reflexión y la absorción en el desarrollo del proyecto.

Vínculos
BUSarchitektur concibió el Masterplan del Campus WU de una forma tan variada como el casco antiguo de una ciudad europea clásica: presenta una larga sucesión de caminos, plazas, rincones y zonas de estancia entre los edificios. El Centro de Auditorios también funciona de este modo. “Existen mil maneras de aprender algo. Nosotros queríamos enriquecer el aprendizaje con la mayor cantidad posible de experiencias espaciales“, comentó Jean-Pierre Bolivar. Paredes inclinadas de gran altura de vidrio o acero Corten, pliegues en el cielorraso de cartón-yeso, el piso de madera o piedra, muchas escaleras y rampas, dan lugar a diversas secuencias espaciales. Muchas de las escaleras tienen escalones para sentarse y rellanos intermedios, otras tienen una ubicación paralela, tanto en el interior como en el exterior a lo largo de una fachada de vidrio: como las arenas en los antiguos teatros pueden aprovecharse para eventos al aire libre.

También podrían darse clases magistrales en un entorno público al aire libre. Del Aula emana una atmósfera de libertad. Aquí se recibe a los visitantes con los brazos abiertos. Una plataforma sobresale como un púlpito desde la cafetería en el segundo piso hacia el espacio vacío. Desde aquí se tiene una vista espléndida sobre la entrada, el vestíbulo y muchas de las escaleras y rampas. El Audimax, con su volumen revestido con acero Corten pre-patinado marrón rojizo, emerge del suelo como si se tratara de una piedra enfundada en musgo. La mayoría de las aulas cuentan con zonas de auto-estudio adyacentes en las que los estudiantes pueden prepararse por su cuenta para las clases o permitir que lo escuchado sea sedimentado al reiterarlo. Casi todos tienen una relación visual con el exterior y cuentan con luz natural. Aquí la mirada puede perderse a lo lejos; un ambiente inspirador para pensar. Moverse y cambiar de lugar también es importante. Las reglas de la educación reflejan los valores y las prioridades de una sociedad y su época. Se refiere a la formación de las capacidades intelectuales del hombre.

La educación es un proceso constante que involucra diferentes componentes: las clases magistrales con o sin proyecciones en el Aula también forman parte de ella al igual que los trabajos en grupo en las diferentes salas o el intercambio sin compromiso alguno con los compañeros. Esta interacción puede darse en la cafetería, sobre un banco al aire libre o en los sectores de espera delante del acceso. Las personas tienen predisposición visual, acústica, motora, analítica o un poco de cada una. La secuencia alternada de concentración y relajación, de navegar por Internet, trabajar con una pantalla y las fases en las que no estamos conectados a la red es esencial. Muchas personas forman una sociedad. Cuanto más conocimientos tiene cada persona en particular, tanto mejor es la sociedad que forman en su conjunto. La posibilidad de adaptar los espacios en los que se transmiten los conocimientos a diferentes exigencias es más que nunca uno de los requisitos para lograr una planificación exitosa de los establecimientos de enseñanza.“ Isabella Marboe

Esta obra fue seleccionada en la sección temática “Técnica, artesanía e industria” BIA-AR 2014

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas