3.5.2017

Casa en Savièse

La nueva casa familiar se ubica en un contexto caracterizado por una relativa ambigüedad. La parcela se beneficia de la orientación al sur con una pendiente suave, que ofrece una visión inesperada de las montañas alpinas a lo largo de la orilla izquierda del río Ródano.

El proyecto acepta su condición y afirma su radicalidad buscando liberarse de las limitaciones del sitio, capturando y mejorando sus cualidades intrínsecas. Las paredes ciegas de hormigón bordean el emplazamiento y definen la fachada de la casa que, como una fortaleza, se protege de cualquier apertura o relación directa con las propiedades vecinas. Al norte, cuesta arriba, una cubierta hueca define la entrada principal junto a la carretera de acceso.

La casa aparece como un volumen monolítico sumergido en el terreno en un solo nivel, articulando el interior como una alineación de tres interconectados niveles separados por patios. Estos niveles definen las áreas de entrada, para uso durante la noche y el día.

El proyecto cumple con su compromiso de integración reconociendo y respetando la escala del sitio. Rechaza, sin embargo, cualquier mimetismo con edificios vecinos. Paradójicamente, la masiva apariencia externa del objeto contrasta con aberturas interiores que ofrecen un generoso acceso al mundo exterior. En el núcleo de esta cáscara de concreto, los tres patios permiten la luz del día para inundar espacios blancos y puros internos. Los mismos actúan como jardines interiores que invitan el verde y al cielo azul al corazón de la casa, creando una sensación de transparencia entre espacios internos y externos. Los parapetos de hormigón de los patios están situados entre cada medio nivel y enmarcan el contorno de las montañas en el cielo. Un techo de grava se erige como una quinta fachada que adopta y refuerza la geometría libre y recortada del volumen. Las paredes de hormigón fueron conformadas por un encofrado metálico revestido en madera desgastada y muy dañada. Esto da relieves y texturas inesperadas y únicas en la superficie del hormigón;

Cada retiro de encofrado fue un auténtico momento de descubrimiento. El ensamblaje aleatorio de encofrados de varios tamaños combinado con la vibración mínima del hormigón que revela los nidos de la grava, otorgan a la superficie relieves al azar y patrones que expresan colores y sombras múltiples a través del día y de las estaciones del año. El hormigón es estructura, material, espacio, sombra y luz. Materializa la radicalidad del concepto arquitectónico.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2p4Sg12

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas