16.3.2017

Casa con tres jardines

Todo empezó con una pregunta: ¿Podéis hacer un espacio exterior para usarlo los 365 días del año?

En un clima templado como el que tenemos en España parece bastante sencillo, pero en un clima extremo como el de Kuwait hacía falta pensar en estrategias nuevas, de modo que preguntamos al cliente: ¿Puedes vivir en un espacio exterior situado a distintos niveles? ¿Puedes diferenciar tus actividades exteriores entre nocturnas y diurnas, veraniegas e invernales?

Quizá para una familia mediterránea esto sería muy difícil, pero para familias acostumbradas a climatologías tan adversas es muy fácil saber lo que puedes y lo que no puedes hacer en verano por la calle a la hora de comer.

Decidimos estratificar los usos exteriores en función del periodo del año y las horas del día en los que se desarrollarían y diseñamos, en consecuencia, tres jardines:

El primero, un Jardín Húmedo en planta baja que nos permite activar otros espacios en las épocas más calurosas. En este jardín, recogido entre los espacios más sociales de la casa, se encuentra la piscina y algunas fuentes.

En el estrato más frío, enterrado a 4 metros bajo el nivel de la calle, se encuentra el Jardín de Verano, donde, protegido por la inercia del terreno y las sombras proyectadas por el volumen de la vivienda, se ubica una gran lámina de agua que permite la evapotranspiración para refrescar el aire que por convección asciende y refresca los espacios superiores.

El tercer jardín está situado en la cubierta y es un lugar ideal para los días de invierno y las noches en las épocas calurosas. Una piel perforada cubre el Jardín de Invierno, evitando la radiación solar directa, además de prevenir las miradas de los vecinos.

Estos tres jardines se unifican como un único espacio exterior y los conectamos, de forma visual y física, a través de escaleras exteriores, y a partir de los vacíos generados empezamos a desarrollar el resto de la vivienda, articulando a su alrededor el programa de usos requerido.

Para entender esta vivienda, otro aspecto importante es la circulación interior, estrictamente ligada al concepto de “familia” de los clientes. Desde la entrada principal, la separación de los espacios y niveles actúa como un filtro con los invitados, por lo tanto, los que circulan por ella son los más próximos a la familia, incluyendo al personal de servicio que trabaja en la casa. La circulación, tanto vertical como horizontal, en el interior de la vivienda, se concibe de una forma fluida creando para los habitantes múltiples recorridos y posibilidades de llegar a las estancias de una forma más o menos directa. Los recorridos pueden ser interiores o pasando por el exterior, y así ofrecen puntos de vista distintos. De esta forma se conectan visualmente todas las zonas “públicas”, dejando más protegidas y mirando hacia el exterior las estancias más privadas. Al volumen muy cerrado hacia el exterior, enfatizado por el revestimiento en piedra uniforme, se contrapone la total transparencia de los espacios que se vuelcan hacia el patio interior, revestido en azulejo cerámico blanco que refleja la luz y ayuda a iluminar todas las estancias de forma natural.

La misma piel perforada que sirve de filtro en la cubierta, una malla metálica “deployé” en aluminio anodizado, se ha utilizado para mantener la privacidad de los habitantes frente a los vecinos y filtrar la luz solar, sirviendo de cobijo para la vegetación ante el agresivo clima kuwaití.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Abrir la barra de herramientas