13.9.2017

Casa C52

Cuando recibimos la encomienda, una de las primeras cosas que pensamos fue: vamos a salir de la tipología clásica de la casa expuesta, tan masivamente utilizada en los condominios de la región - con acristalamiento de arriba a abajo y una altura de techo de dos pisos.

La idea era que la casa mantenga y preserve la intimidad y luego, en el salón social, se abra a la cubierta en el patio trasero. Con esa premisa, surgió otro proyecto basado en esas actitudes, como elevar la planta baja 50 cm para evitar que el vehículo estacionado fuera visto desde la ventana del salón y, así, el acceso principal sería una rampa de pendiente mínima, protegiendo la puerta de entrada. También, por razones de privacidad, pusimos atención en el tamaño de las ventanas, ya que los lotes son estrechos y los vecinos pueden tener sus aberturas a 1,5 m de distancia.

Debido a que es una casa de playa, nuestra queríamos que las habitaciones fueran pequeñas y funcionales y las zonas de estar fueran las privilegiadas. El cliente también quería que la casa tuviera dos habitaciones en la planta baja, debido a los problemas de accesibilidad.

En términos volumétricos, pensamos que el volumen que alberga el área social debía ser más abierto, relacionado directamente con el patio trasero, donde están la cubierta y la piscina. Para separar el volumen íntimo, en la planta baja utilizamos el jardín interno, que rompe la volumetría del conjunto en dos bloques ganado cuatro aberturas y manteniendo la ventilación cruzada. El segundo piso se resuelve como un solo bloque, con el balcón privado resultante de la unión del volumen inferior con el superior, protegido solamente por una pared de concreto aparente.

La composición de los voladizos fue preponderante, comenzando por la fachada Este. Para romper la dureza formal del conjunto, trabajamos con la descomposición de los volúmenes en planos. Es posible percibir esto en la fachada lateral, donde el plano inferior es “leído” como dos piezas de ladrillo cerámico (la pared de pérgola que divide el acceso secundario y la pared lateral del área social), el plano superior del bloque privado también de ladrillo y el plano de hormigón que da privacidad al balcón. La misma lógica fue utilizada en la fachada delantera y trasera, donde los voladizos de ladrillo pasan 10 cm y liberan los otros elementos: las vigas en concreto aparente, el enyesado pintado de blanco y las aberturas de vidrio, siempre con la intención de dar legibilidad al conjunto, característica que creemos determinante de un gran ‘diseño’.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2jpMKYB

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas