17.4.2018

Bistró EK, en Eslovenia

El espacio vacío y olvidado del semisótano del edificio del siglo XIX de una esquina de Ljubljana, que da a la orilla del río y a una calle de escaleras poco frecuentada, albergaba en el pasado diversas empresas, desde una carnicería hasta una tienda de vinos al por mayor.

En lugar de una aburrida lista de requisitos técnicos, recibimos el encargo un sábado por la mañana en forma de un almuerzo, donde el chef distribuyó el menú completo que iba a ser servido en el futuro bistró. Esta deliciosa introducción nos ayudó a comprender la identidad de la comida, la importancia de su preparación y la complejidad del ritual del brunch.

Mientras discutíamos sobre la comida y los ingredientes utilizados, desde eggs benedict hasta shakshuka, conceptualizamos el proyecto en relación con el menú. La comida no ocultaba los ingredientes, sino que los revelaba abiertamente, por lo que develamos el espacio de una manera igualmente franca: al desnudar las paredes y el techo, revelamos la historia del espacio debajo de décadas de yeso. Las paredes desnudas revelaron recuerdos de tiempos pasados, con una construcción mixta de ladrillo y piedra con las bóvedas de ladrillo típicas de las plantas bajas en las estructuras de la ciudad del siglo XIX. Los artefactos de iluminación se recortan de manera similar, con nada más que bombillas pegadas al cableado de cobre, que corre contra el techo y la pared, y luego desaparece en el espacio entre el piso de madera y la pared de ladrillo.

Las mesas de mármol blanco de diseño personalizado hacen referencia a las mesas de los tradicionales restaurantes franceses con forma de losa cuadrada sostenida por un alambre de barras de acero negro. Su pequeño tamaño y su forma permiten varias maneras de ubicar los asientos, adaptándose a las configuraciones que elijan las personas, las parejas o los grupos privados. Las finas estructuras negras también se muestran en la pared de la vitrina de alimentos en forma de una estructura espacial que sostiene cuencos de terracota hechos a medida, y placas planas que redefinen los estantes genéricos. El acero corten se usó como una adición sistémica en las paredes de ladrillo redescubiertas, enmarca todas las irregularidades en las aberturas de la pared desde la puerta de entrada a las aberturas de las ventanas y a su vez encierra completamente los lavabos con tabiques hechos a medida.

La experiencia táctil de los materiales expuestos aumenta y mejora el disfrute de los visitantes de la comida cuidadosamente preparada en lo que ya es una experiencia agradable: almorzar con amigos en una soleada mañana de sábado. ¡Buen provecho!

Visitá la nota original en inglés > http://arqa.com/en/architecture/bistro-ek-slovenia.html

 

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas