30.5.2017

Arapiraca

La particular estructura urbana del barrio de Vila Madalena en São Paulo definió el proyecto de Triptyque Architecture para un complejo residencial construido en la calle Arapiraca.

La integración con su contexto -un barrio de casas antiguas, cerca de bares y restaurantes- fue el objetivo principal de los arquitectos para lograr un diálogo natural entre el volumen de 8000 m2 de la construcción y su entorno.

Para ello, decidieron dividir el complejo en ocho bloques distribuidos al azar, cada uno con un acceso independiente, cuya posición garantiza la mejor vista y optimiza la ventilación y la iluminación natural. Un noveno bloque contiene los ascensores y las escaleras, y concentra las salidas de las pasarelas metálicas, lugar de circulación y socialización entre los habitantes.

El resultado es una configuración de apartamentos que permite la privacidad como si fueran casas independientes. Con amplias terrazas y una amplia altura de techo, las unidades varían de estudio a triplex y pueden tener diferentes diseños. La zona compartida en los pisos superiores, y en particular las pasarelas, están ventiladas y bañadas por la luz del sol.

La memoria colectiva de Vila Madalena tiene lugar en la elección de los revestimientos, con predominio del hormigón proyectado -material áspero y rústico, casi primitivo, en color grafito- es una referencia al revestimiento usado para las antiguas construcciones del barrio.

La referencia histórica también aparece en la cerámica, como una mención a los portugueses, los primeros inmigrantes que ocuparon la región. Los azulejos azules y blancos, un homenaje al artista Athos Bulcão, cubren todas las fachadas interiores. Liso y reflexivo, dan vida a las fachadas iluminando el centro del suelo. Las capas aparentes de los gaviones dan un aspecto brutalista al conjunto.

La vegetación juega un papel central en el proyecto, ya sea en los platos atados a las pasarelas, como en la planta baja, donde la densidad verde crea una atmósfera de bosque urbano bajo el edificio, como si el edificio saliera de la selva, abriéndose como una plaza a la ciudad.

En las dos entradas del edificio, la porosidad desvanece el límite entre el suelo y la acera, creando una frontera borrosa entre lo público y lo privado, revelando así la generosidad del proyecto en su conjunto.

“Hemos diseñado el edificio Arapiraca integrado a su contexto, pero al mismo tiempo, con una presencia sorprendente e innovadora”, concluyen los socios de Triptyque Architecture.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2quH4LT

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas