22.7.2013

Aeropuerto Queen Alia en Amman, Jordania

Se inauguró el Aeropuerto Internacional Queen Alia, la nueva y espectacular entrada a Amman, Jordania, proyectada por Foster + Partners. El aeropuerto cuenta con un diseño pasivo altamente eficiente. Inspirado en las tradiciones locales, el diseño se basa en una solución modular y flexible que permite su futura expansión.

El nuevo edificio asegura la posición de la ciudad de Amman como el principal centro de la región del Levante y permite que el aeropuerto crezca un 6 por ciento anual durante los próximos veinticinco años, aumentando su capacidad de 3,5 millones a 12 millones de pasajeros para el año 2030.

En respuesta al clima de Amman, donde las temperaturas de verano varían notablemente entre el día y la noche, el edificio está construido en gran parte en concreto, por lo que la elevada masa térmica del material permite un control ambiental pasivo. El techo se conforma con una serie de cúpulas de hormigón de poca profundidad, que se extienden para dar sombra a las fachadas. Las cúpulas se ramifican desde las columnas de apoyo, como las hojas de una palmera del desierto y la luz del día inunda la explanada mediante haces divididos en las uniones de cada columna. Haciéndose eco de los filamentos de una hoja, un modelo geométrico basado en las formas tradicionales islámicas se aplica a cada plafón. La compleja geometría de las cúpulas y la estrategia de su fabricación fue desarrollada por Foster + Partners en colaboración con especialistas en la geometría local.

Dos pilares de las puertas de salida se proyectaron a lo largo de cada lado del edificio central, el cual contiene las principales áreas de procesamiento, las tiendas, salones y restaurantes. Entre estos volúmenes, los patios al aire libre -una característica de la arquitectura vernácula- contribuyen a la estrategia medioambiental de la terminal: las plantas y los árboles ayudan a eliminar la contaminación y a pre-acondicionar el aire antes de que se introduzca en el sistema de tratamiento de aire y las piscinas reflejan indirectamente la luz natural en el aeropuerto.

La terminal es toda de cristal para permitir las vistas de las aeronaves en la plataforma y para facilitar la orientación de los pasajeros. Lamas horizontales producen sombras en las fachadas para eliminar el resplandor y la luz directa del sol – las lamas se concentran en las zonas más expuestas cerca de las columnas. La estructura de hormigón incorpora grava local para reducir los requerimientos de mantenimiento por la energía incorporada de los materiales, y en armonía con los tonos naturales de la arena local.

Amman es una de las más antiguas ciudades habitadas del mundo. El diseño del aeropuerto resuena con la arquitectura del lugar, especialmente en el techo abovedado, que desde el aire se hace eco de la imagen de la tela de una tienda de campaña beduina que fluye en el desierto. También hay referencias a la tradición de la hospitalidad de Jordania, en la celebración de la costumbre de las familias que se reúnen en el aeropuerto. La estación de servicio se ha ampliado para crear una plaza ajardinada con asientos, a la sombra de los árboles, donde la gente puede reunirse para despedir o para dar la bienvenida a los viajeros que regresan.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas