16.3.2017

Mujeres y empresarias: historias que inspiran

"Cuando inauguré mi primera inmobiliaria, si entraba un hombre pedía no ser atendido por una mujer", contó Ana Simeone, la única argentina dedicada al desarrollo y comercialización de inmuebles corporativos e industriales, quien compartió con Télam su historia con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Martillera matriculada en San Isidro y la ciudad de Buenos Aires, Simeone comenzó a trabajar a los 18 años en Floresta. En 1982 fundó Belprop en Belgrano, y en 1994 decidió dedicarse exclusivamente a inmuebles industriales y creó Ana Simeone Inmuebles Corporativos.

Cuando abrí mi primera empresa, en 1975, contaba con mucha experiencia que había adquirido por acompañar a mi padre durante gran parte de mi infancia y adolescencia a comprar propiedades. Me fascinaba tanto que me informaba y aprendía para poder opinar. Pero cuando inauguré, entraba un hombre y no deseaba ser atendido por una mujer“, contó en diálogo con esta agencia.

Para facilitar el trato con los clientes, Simeone nombró a un hombre como gerente para que fuera “la cara visible” de la empresa: “Pero llegó un punto en el que me sentí mal representada y decidí ser yo, sin intermediarios“, recordó.

Ser mujer en esta profesión, tratar con ejecutivos de alto rango, todos industriales en su gran mayoría, es difícil. Y lo afirmo sin victimizarme a mí ni a las empresarias; de hecho, las mujeres que llegan a puestos altos de trabajo en Argentina son muy pocas“, afirmó la empresaria.

Graciela de Oto, presidenta y fundadora de la Fundación Suma Veritas, que trabaja por la inclusión de la mujer en el mundo laboral y empresarial, coincidió: “Las mujeres enfrentamos varios obstáculos en lo laboral, pero el principal es la necesidad constante de demostrar que una está capacitada para la tarea que se le encomienda, al igual que cualquiera de sus compañeros varones“.

Aunque todavía se piensa que las mujeres no tenemos el ‘hambre competitivo’ que tienen los hombres, la realidad muestra que adquirimos una mayor cultura corporativa, desarrollamos capacidades de gestión y ya no somos las que llevamos el café en medio de una reunión importante“, afirmó.

De Oto, quien fundó su ONG en 2004, aseguró que la mujer “avanzó muchísimo en el campo laboral”.

Sin embargo, la disparidad entre hombres y mujeres sigue existiendo y no resulta fácil abrirse camino. Las organizaciones reproducen aquello que está instalado socialmente, y también existe un elevado número de mujeres profesionales que deciden permanecer en cargos estereotipados y resignar posiciones de poder“, opinó.

Para la economista Mercedes D’Alessandro, autora del libro “Economía feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour)”, a las mujeres “todavía les cuesta llegar a puestos altos“.

Estimaciones de 2015 sobre las 500 empresas más grandes del mundo muestran que sólo hay 20 mujeres en cargos de CEO, lo que representa el 4 por ciento“, precisó a Télam.

Fundadora junto a las también economistas Magalí Brosio y Violeta Guitart del blog “Economía Femini(s)ta”, D’Alessandro explicó que “hay muchos motivos por los que las mujeres se quedan en el camino hacia el ascenso”.

Si bien cada vez hay más mujeres en el mundo laboral, aún hoy cuando se piensa en una persona exitosa en el mundo de los negocios, la política o la academia, se piensa en un hombre. A eso se suma la maternidad, que sigue recayendo principalmente en las mujeres, que muchas veces deben resignar sus carreras u optar por trabajos más flexibles y peor remunerados“, agregó.

Y continuó: “Sin embargo, las mujeres sin hijos también ganan menos que sus pares varones. En Argentina, en promedio, las mujeres ganan 27% menos que los hombres. En el caso de las mujeres CEO la brecha también existe y está en torno al 23%, según un informe reciente sobre 300 empresas nacionales“.

Consultada sobre las medidas que debería tomar el Estado para afrontar la situación, D’Alessandro señaló que “aunque no es la solución definitiva, el establecimiento de cupos es necesario“.

Otro punto fundamental es la reforma del sistema de licencias parentales, que en la actualidad es de sólo dos días para el padre y refuerza la idea de que el cuidado de los niños es tarea exclusiva de la madre“, afirmó.

Simeone, que hoy tiene 60 años y 41 de trayectoria, cuatro hijos y diez nietos, contó que en 2015 fundó en el país la desarrolladora WorkStyle.

La mujer debe confiar en su capacidad para generar negocios, poseer y transmitir seriedad, responsabilidad y confianza. Para ello, debe ser hábil, ingeniosa, capacitarse y ofrecer un servicio inmejorable, en donde ‘ser mujer’ pase a un segundo plano y ‘ser exitosa’ sea la regla de oro“, aconsejó.

Y De Oto completó: “No hay que asustarse, ya que las mujeres somos agentes de cambio por naturaleza. Debemos sentirnos orgullosas de abrir nuevas perspectivas y generar oportunidades para que las generaciones venideras trabajen en condiciones de igualdad“.

Fuente: Télam

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Abrir la barra de herramientas